domingo, 27 de mayo de 2012

Hola amigos. Damos comienzo a una nueva serie de cuentos realizados entre una amiga y yo que se titula:
                           CUENTOS AZULES DE ÁUREA MOVILLA Y ANA VARA
Aquí va el primero de la serie que lleva como título:
                                                       GUSANO AZUL

Me encontraba sentada en un banco del parque cuando, de repente, se movió algo cerca de mis pies que me llamó la atención. Miré detenidamente y lo que vi me extrañó por lo desconocido: algo así como una especie de gusano enorme de color azul muy oscuro, surgía de la tierra danzando en círculos concéntricos y emitiendo unos sonidos sordos parecidos al quejido de un condenado a muerte. Siguiendo la danza aparecían otros gusanos de mucho menor tamaño y también azules, aunque de un tono mucho más claro; estos, también entonaban un canto fúnebre que me ponía los pelos de punta. La comitiva no cesaba de dar vueltas y, cuantas más vueltas daban, mayor era su grito de lamento. Intenté comunicarme con el grande, que evidentemente era el jefe de la agrupación y, como pude, comprendi el porqué de sus lamentos: Los humanos habían destruído su hogar para construír edificios de hormigón muy altos. Y los gusanos no hallaban solución al problema. Lloré con ellos, los sentí como hermanos, e intenté encontrar salida al túnel oscuro. Los llevaría al jardín de mi casa, hasta que ellos quisieran, para siempre, si estaban a gusto. Los rodearía de un entorno azul tan necesario para su supervivencia. Les buscaría amigos azules, educación azul, sanidad azul. Les proporcionaría amor azul.
GUSANO, que así se llamaba el jefe, agradeció profundamente mi ofrecimiento y con lágrimas en los ojos, levantando un torbellino de tierra azul, me siguío junto a sus gusanitos, hasta mi casa. Las gentes nos miraban pasar formando corros a nuestro alrededor y murmuraban...
O eso me pareció, porque en realidad nadie se percató de la procesión. Nadie se molestó en mirar a unos pobres gusanos azules.
Así somos los humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario