viernes, 1 de junio de 2012

CUENTOS AZULES DE ÁUREA MOVILLA Y ANA VARA

                               EL NIÑO AZUL

Ante el estupor de su madre, el bebé recién nacido era completamente azul, lloraba lágrimas azules, y pataleaba en azul. Los sanitarios no creían lo que estaban viendo y salieron de la habitación; no podrían dar el parabién a la madre de semejante ser.
La maldición de la bruja había surtido efecto. Tiempo ha que Sara Suarez Sorrino, hija única, había desobedecido a sus padres actuando con maldad y provocando la destrucción de la hacienda familiar, escapándose luego con un malhechor a tierras lejanas y entregándose a una vida disipada. La actuación de Sara Suarez Sorrino mató a sus padres en vida y trajo la desgracia a toda una familia que hasta entonces había vivido tranquila.
Un mal día, como todos los de la vida de Sara, conoció a una señora muy simpática con la que trabó buena amistad. La señora fue ganando la confianza de Sara Suarez Sorrino, y, cuando esta le contó su vida, ella, la señora, enojándose mucho la apartó de su lado y le prometió algo: UNA MALDICIÓN, que con el tiempo Sara había olvidado y ahora, en el sanatorio, recordó: "Tendrás un hijo azul que será una fuente inagotable de problemas y sufrimientos para ti. Nunca será como los demás niños y morirá a una edad temprana. Con él pagarás todo el dolor que has causado a tus padres y a toda tu familia".
Sara rompió en un llanto desconsolado deseando con todas sus fuerzas que su hijo fuera normal. Una de las lágrimas de su triste llanto salió azul, ascendió y ascendió hasta convertirse en una nube azul, luego, bajó y se posó sobre el niño confiriéndole un tono rosado precioso de niño normal y el bebé sonrió feliz. Poco a poco la nube fue haciéndose más y más pequeña, hasta convertirse en una minúscula bolita que se introdujo en la cabeza de Sara Suarez Sorrino y le habló: "Tu niño será normal, feliz, y vivirá largos años, en cambio, tú, te convertirás en una mujer azul llena de problemas y despreciada por todos, que morirá pronto. Este es el castigo por tu actuación".
La bolita salió del cerebro de Sara, comenzó a expandirse hasta convertirse en una nube de color azul que poco a poco desapareció en el cielo. Mientras, una mujer azul abrazaba a un pequeño rosado y bello al que miraba con amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario