lunes, 19 de agosto de 2013

CUENTOS DE ANITA LUNARES

HALABOBÁ

Los cuarenta ladrones pasaron por delante de la casa de Halabobá, cargados con sacos repletos de monedas de oro, sortijas y billetes de 500 euros que iban asomando por los bordes de los sacos . Halabobá, que estaba sentado en el portal fumando un cigarrito largo y rubio acompañado de un viski, se estremeció ante la vista de semejante espectáculo y, dejando a un lado su proverbial honradez, estiró la mano y agarró un par de billetes. Era su primer robo - discreto porque no le dio tiempo a más - y le produjo una sensación muy placentera.
- No será la última - se dijo -. Esto mola.
Y a partir de entonces se amigó con la pandilla de los cuarenta pasando a convertirse en la pandilla de los cuarenta y uno.
¡¡¡Esto es vida!!!- dijo Halabobá a su mujer. No pienso trabajar nunca más.
 - Pero estás robando - le respondió la parienta .
 - Pues eso. Lo hago por solidaridad con el resto de la población.
Almira se quedó pensando y pensando...                      


3 comentarios:

  1. Muy bueno. Se quedó enbobá...con la situación.
    Me quedo por el blog para seguir tus hazañas de escritora.

    Un abrazo
    Rosa

    Te invito a visitar mi blog: Literatura a vueltas.

    ResponderEliminar
  2. Te he puesto una nota en tu blog...Me gusta. ¡Adelante!
    Bss
    Ana

    ResponderEliminar