sábado, 24 de agosto de 2013

CUENTOS DE ANITA LUNARES

LA BIENVENIDA

El pequeño Samu salió del vientre de su madre, la delfina Catalina, tras una semana de ser avisado por ella, con pequeños y agudos silbiditos, de que se iba acercando la hora; la cría tendría que reconocerla cuando naciese.
Y nació.
No sabemos si la delfina había avisado a su familia en el momento del parto. Sea como fuere, todos los miembros acudieron unas horas después  para conocer a Samu,  el octavo hijo de Catalina, que iba a formar parte del nutrido grupo de delfines que se comunicaba, jugaba, y apoyaba en todo momento con armonía y  amor.

La bióloga que estudiaba el comportamiento de la inteligente familia de delfines desde hacía años, estaba emocionada ; era como si un nuevo ser hubiese llegado a su propia familia. Y les miraba con envidia. Su mundo no era así. Su familia no era así.
Pensó:
Si me tengo que volver a encarnar, que sea en delfín, por favor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario