miércoles, 14 de agosto de 2013

UN CUENTO EN TU OÍDO


 NARICES

- ¡Que no mientas, Pinocho!
- ¡Si no miento, papá!
-¡Míralo, te ha vuelto a crecer la nariz!
Y Pinocho observó como iba oliendo a ras del suelo.¡Bah! - dijo en voz alta - . Otros hay que no tienen nariz porque están muertos. Y el papá, lleno de rabia por la insolencia de su hijo, le serró la nariz y después la lengua.
- ¡Será por narices!. ¡Si lo sé no te fabrico! ¡Y no me calientes los cascos que te meto en la chimenea!


3 comentarios:

  1. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    ANA VARA

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE ZOMBIS,EXCALIBUR MASTER AND COMMANDER, LEYENDAS DE PASIÓN, BAILANDO CON LOBOS, ...

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  2. Bello...Muy bello poema. De enorme sensibilidad. Un placer para mí conocerte.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, qué final tan trágico el de nuestro entrañable pinocho, y digo nuestro porque forma parte de la niñez de todos los niños del mundo. Veo que tu versión es más drástica, pero me gusta.

    Besos
    Rosa.

    ResponderEliminar