martes, 3 de septiembre de 2013

CUENTOS DE ANITA LUNARES

LA TAZA DE CHOCOLATE

El niño acerca su boca a la taza llena de chocolate espeso y humeante. Aún es pequeño y tiene que asirla con las dos manos.
Se quema. Suelta la taza. Comienza a chillar llamando a su madre.
La taza mira al pequeño algo molesta por el golpe repentino que se ha llevado al dejarla el niño caer de golpe.
El niño mira la taza con recelo antes de volverla a coger con las dos manos para dar otro sorbito. Aún es pronto. El niño vuelve a quemarse. Otro chillido.¡ No quiero más chocolate! ¡Me he quemado la lengua!
La taza mira al niño con rabia por el desprecio continuado de la criatura. El niño vuelve a mirar la taza y le enseña la lengua quemada. La taza mira al niño y le saca a su vez la lengua de chocolate. El niño grita a su madre que la taza le ha sacado la lengua. La madre da la razón al hijo, que a veces parece bobo. La madre tampoco es nada lista. La taza mira a la madre y al hijo y les saca la lengua a los dos mientras se gira sobre sí misma y se marcha de paseo en busca de otra cocina con otras gentes más normales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario