domingo, 21 de septiembre de 2014

CUENTOS DE ANITA LUNARES

FREDESVINDA

Cuando Ángel se levanta de la siesta, se encuentra con una nota de su mujer, encima de la mesa del comedor, que dice: "He ido a hacerme las piernas". El marido se frota la sesera sin lograr entender la frase. Por fin, un rayo de luz ilumina su mente y comprende, con desesperación, que su mujer se ha ido a hacer la calle.... La espera. Por Fin Fredesvinda aparece y le explica que viene de depilarse las piernas. Ángel no la cree. A la mañana siguiente, cuando se levanta Fredesvinda, se encuentra una nota de su marido, encima de la mesa del comedor, que dice: "He ido por tabaco. No vuelvo. Puedes seguir haciéndote las piernas".

2 comentarios:

  1. Curiosa venganza la de este marido! la desconfianza a veces trae consigo estas confusiones. Me llamó la atención el nombre del personaje: Fredesvinda.
    Saludos
    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa:
      El nombre de Fredesvinda está sacado de un personaje real; existe.
      Efectivamente la desconfianza es terrible...Saludos y gracias.

      Eliminar