martes, 8 de septiembre de 2015

EN FORMA

Con tu partida, amado,
has dejado mi corazón
en situación lastimosa
de delgadez;
se ha quedado en los huesos.

No así ha ocurrido
con el resto de mi cuerpo
que ha recuperado peso
a fuerza de tanto comer.

Ley de compensación
sin más:
si tú no estás
lo suplo con alimentos
que me proporcionan
gusto y placer.

Cuando te sustituya, amor,
por otro amor,
volveré a equilibrarme;
mi corazón quedará en forma
y mi cuerpo...
visible otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario